…mi nombre es Daniel González Serisola. Tras más de 39 semanas de embarazo nací la madrugada de un 27 de junio en mi ciudad, València. Tal vez no tuve mucha prisa en llegar al mundo, pero nací con muchas ganas de vivir cada momento de forma intensa.

En este mundo me esperaba mi hermano Pablo, que en su caso, me llevaba cuatro años de delantera de vivencias. Ambos tuvimos y tenemos la gran suerte de ser hijos de Pablo y Maria del Carmen, unos padres que se han esforzado para que seamos felices y se han preocupado en darnos todas las facilidades que nos han permitido ser quienes somos.

La familia, nuestro entorno y las vivencias forjan nuestra forma de ser, tal vez eso fue lo que hizo que desde muy pequeño comenzara a plantearme desde las cuestiones más cotidianas a las más transcendentales. Esas inquietudes y esa necesidad de replantearme lo que nos rodea fue lo que me hizo comprometerme socialmente con diferentes causas, a participar de diferentes movimientos sociales y a trabajar por la igualdad en la sociedad.

La lucha por la construcción de un mundo mejor, un mundo sin desigualdades, me llevó a interesarme por el derecho y licenciarme en la Universitat de València. En la Universidad pude desarrollarme tanto personal como profesionalmente. Fue en mi alma mater donde aprendí a ser mejor persona, a ser un buen profesional y comprendí la importancia del trabajo colectivo, generoso, que nos permite contribuir en pequeña o gran medida a cambiar las cosas y mejorar la vida de las personas.

Mientras participaba de forma activa en la vida universitaria a través del sindicato Campus Jove, llegando a ser el presidente (primero de la historia de la universidad) del órgano máximo de representantes de estudiantes y, más tarde, convirtiéndome en vicerrector de estudiantes durante tres mandatos rectorales, tuve la oportunidad de conocer más a fondo el mundo de la política, un mundo que desde bien pequeño siempre me apasionó. Dos recuerdos vienen a mi cabeza cuando pienso en mi interés por la política desde niño: por un lado, recuerdo a mi Yaya repitiendo delante de la televisión “Felipe machote arráncale el bigote” y, por otro lado, me recuerdo a mi mismo el día después de las elecciones de 1996 haciendo la suma de todos los partidos que dieron la mayoría suficiente para que Felipe González tuviera que dejar de ser presidente (mi yaya había fallecido dos años antes). Con el tiempo entendí la confianza y la ilusión que tenia mi yaya que había vivido, al igual que muchas otras personas de su generación, un régimen de represión y que había tenido que sufrir las desgracias de un mal tiempo de nuestra historia reciente.

Tras las elecciones de 2015, tomé la decisión de dejar el equipo rectoral de Esteban Morcillo en la universidad -intentando continuar con la formación, la investigación y escribiendo en temas jurídicos- para enmarcarme en la nueva e ilusionante etapa que se abría en el Govern de la Generalitat con el president Ximo Puig al frente.

Por todo lo anterior, en este espacio personal y en mis diferentes redes sociales doy mi humilde opinión, hago mis reflexiones y relato mis pensamientos relacionados con cuestiones jurídicas, políticas, de cooperación, universidad, etc etc… sin olvidar algunas cuestiones que definen más mi forma de ser como: mi familia, mis amigos, mis libros, mis películas, mi música, mis rincones del mundo… Y como siempre digo y no me canso de recordar, aprovechando que hablo de lugares donde ir, si tuviera que elegir donde perderme y encontrarme sería sin dudar en el Mar Mediterráneo y, en concreto, en Dénia que es mi refugio.

Os invito a leerme o a contactar conmigo, será un placer conocer a personas interesantes y diferentes opiniones, de la diversidad nos enriquecemos todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios