El año 2022 ha tenido de todo, como todos los años, no creo que pueda decir que haya sido el mejor año de mi vida, pero como todos sabemos al final la perspectiva que te da el tiempo hace que todo sea vea de otra manera. Mientras llega ese momento, hoy con un café en mano he evaluado mi año, así como hacen los vídeos que la gente se hace para sus redes sociales en los que todos intentan sacar su momentos felices del año, sus viajes más impresionantes o las personas más importantes que les han acompañado. Más que ilustrarlo con fotos, he decidido revisar momentos y aprovecharme de toda decepción, fracaso, mala decisión… o (por ser positivos) de todo éxito y momento vivido para sacar unas enseñanzas que obviamente me ayuden para continuar en este viaje de la vida. De ellas extraigo lo que quiero compartir con todos, mis propósitos para un nuevo año:

El futuro ya vendrá, céntrate en el presente. Solo asegúrate de:

– Ser feliz en el momento, sin buscar la felicidad constante, no existe y más siendo un inconformista. Disfruta de esos momentos.

– Liberarte de lo que no depende de ti, soluciona-ocúpate de tus problemas y si no se pueden solucionar minimiza daños, pero no pierdas el tiempo.

– Tiempo, eso es lo más importante junto a la salud. No lo malgastes con quién no se merece ni un segundo (ya has perdido muchos minutos con imbéciles, deja de hacerlo o el imbécil eres tú), ni haciendo lo que se espera de ti o lo que haces porque debes y no porque quieres, no te aporta nada.

– Tener salud, esa es la clave, no es el físico, la clave es estar sano y verte bien, si los demás no te ven bien no es problema tuyo, no puedes gustar a todos (esta máxima aplícala en todo y siempre).

– Abrir tu mente, explorar, viajar, conocer nuevos lugares, nuevas personas… Sal de tu zona de confort, explora las zonas oscuras, no tengas miedo, hazlo. El miedo limita y no se puede vivir plenamente con límites (siendo realista, ya hay límites impuestos, pero no te los impongas tú).

– Recordar que nada es para siempre, no te frustres y vive consciente de disfrutar mientras dure o sabiendo que lo que te hace sentir mal al final acabará.

– Vivir es cada vez más urgente.

Que nadie se engañe no son fáciles. Estoy seguro que cometeré muchos errores similares y nuevos durante este año que iniciamos, pero no está mal hacer un decálogo de buenas intenciones para el próximo año (Me propuse ir al gimnasio en 2022 y más o menos estoy en ello… puede que algo cumpla de lo anterior).

Mientras tanto, hoy toca decir adiós año 2022 y bienvenido 2023.

El viaje continúa, nos vemos en el camino.

¡Feliz año!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s