¡Cuanto queda por hacer en el mundo! A veces uno, ingenuamente, piensa que hay cuestiones superadas pero la realidad aparece como un mazazo. Muchas veces ese golpe te lo llevas en tu propia sociedad, en el mundo que te rodea, donde por mucho que la gente quiera pensar que no existen desigualdades sigue habiéndolas y, lamentablemente, parece que continuarán existiendo.

Tendemos a pensar, como ya decía, que determinadas situaciones, graves situaciones, están superadas y puede que algunas en nuestro mundo lo están, pero en esos casos el “tortazo” te lo pega la realidad que viene desde más allá de las fronteras europeas.  Hoy la noticia me dejaba alucinado, al leerlo solo podía pensar “será una broma” y para tristeza de todos no lo es. Resulta que una mujer afgana es violada es por el marido de su prima y resulta que la “justicia” de su país decide condenarla a 12 años por el delito de adulterio y, eso si, en un ataque de “bondad” de los jueces le dan dos condenas a elegir (todo un detalle) pasarse 12 años en una cárcel afgana (tentador) o la otra posible condena, mi favorita (entiéndase mi ironía), casarse con su violador. Debo añadir que fruto de la violación esta mujer se convirtió en mamá de una niña que ahora ya tiene dos años.

Cuando ocurren estas cosas me viene una reflexión a la cabeza:

¡Que asco da el mundo en que vivimos!

Noticia publicada el día 23 en el diario ADN

Una mujer afgana, condenada a 12 años de cárcel por ser violada

La Justicia obliga la obliga a casarse con su agresor para evitar la prisión
La justicia afgana le ofrece únicamente dos salidas: pasar 12 años en prisión o casarse con su violador.

Gulnaz tenía 19 años cuando fue agredida sexualmente por el marido de su prima. Dos años después, un tribunal la ha condenado a 12 años de cárcel por adulterio -tal y como establecen las leyes afganas- por mantener relaciones sexuales con un hombre casado. La joven deberá casarse con el agresor si quiere ser “perdonada”.

En una entrevista concedida a la cadena CNN desde la cárcel, Gulnaz asegura en un vídeo que aceptará casarse con su agresor para que su hija de dos años, producto de la violación, pueda “seguir teniendo una madre”. El violador ha negado su responsabilidad en el supuesto abuso sexual.Según un reportaje de Robert Fisk, corresponsal del diario The  Independent  en Oriente Próximo, al menos 20.000 mujeres son asesinadas cada año en el mundo en nombre del honor.

El apunte

Naciones Unidas denunció ayer que se hace una pobre aplicación de la legislación existente en Afganistán que protege los derechos femeninos y que además chocan con prácticas socialmente aceptadas: “Han comenzado a aplicar la ley pero queda mucho camino por recorrer”.

Entrevista a Gulnaz emetida por la CNN:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s